junio 11, 2019

El Cerebro del Niño Pequeño





La increíble velocidad de desarrollo en los primeros años coincide con la formación de una vasta red de circuitos neuronales. El cerebro tiene casi 100 mil millones de neuronas al nacer, tanto como en la edad adulta. A medida que el bebé crece y recibe un flujo constante de datos sensoriales, las neuronas se conectan a otras neuronas. Esto resulta en cientos de miles de miles de millones de conexiones a la edad de tres años. Varios estímulos y tareas (como escuchar una canción de cuna, atrapar un juguete...) ayudan a crear nuevas redes entre las neuronas.

Estos circuitos se vuelven más fuertes cuando se les activa repetidamente. Las vainas envuelven las fibras nerviosas. Hechas de mielina, un material protector, se espesan a lo largo de las rutas de uso frecuente, ayudando a que los impulsos eléctricos viajen más rápido. Pero en los circuitos de baja demanda, las conexiones se rompen  es la "poda sináptica". Entre 1 y 5 años, luego en la adolescencia temprana, el cerebro atraviesa ciclos de crecimiento y optimización. La selección de los circuitos destinados a durar depende en particular de su uso.

Es en el cerebro que los sentidos se despiertan: caricias, masajes, melodías, perfumes, luz, sabores.

Despertar a los sentidos anima al niño a descubrir el mundo. 60 a 80% de la información sobre el universo que rodea al niño proviene de la visión, pero el primer sentido que aparece en el feto a partir del 2º mes en el útero es el del tacto.

Estamos dotados de seis sentidos, el último de los cuales nos permite evaluar la posición de nuestro cuerpo en el espacio. En el cerebro de un niño pequeño se integra una topografía del espacio, puesto que ya sabe cómo evaluar el color, la forma y el desplazamiento de un objeto en el espacio. Estas percepciones mejoran con la experiencia a medida que nuestros sentidos captan nuevas informaciones.

El cerebro del bebé: una formidable máquina para aprender

Las imágenes cerebrales muestran que las grandes redes funcionales  visual, auditiva, sensorio-motora, ejecutiva...  ya están instaladas incluso antes del nacimiento. Por esta razón, entre otras cosas, los bebés pueden dominar el idioma tan rápidamente.


El cerebro del bebé ha sido durante mucho tiempo una caja negra. En los adultos, el conocimiento progresó rápidamente al vincular los síntomas que los pacientes tenían con el daño cerebral descubierto en la autopsia. No hay nada igual para los niños, que generalmente gozan de buena salud. Durante mucho tiempo, para saber qué podía percibir y comprender un bebé, era necesario estar satisfecho con los métodos basados ​​en la observación del comportamiento.

Hasta la llegada de imágenes no invasivas, que permitieron explorar el cerebro y ver cómo funciona sin dañarlo. A diferencia de las radiografías que usan rayos X, la electroencefalografía (EEG), la magneto-encefalografía (MEG) o la resonancia magnética (MRI) se pueden usar de manera segura desde una edad temprana. Gracias a estas tecnologías, ahora sabemos un poco más sobre el desarrollo del cerebro. Nos dimos cuenta especialmente de que el bebé no era pasivo en su entorno. Por el contrario, desde su nacimiento, es muy activo en su aprendizaje, como si estuviera programado para ello.

El "cableado" del cerebro, un proceso que comienza al final del embarazo

¿ Cuáles son las principales etapas del desarrollo del cerebro ? El crecimiento del cerebro es particularmente intenso durante las últimas semanas de embarazo y los primeros meses postnatales. El perímetro craneal aumenta así en promedio en 14 cm durante los primeros dos años, mientras que ganará solo 7 cm durante los próximos dieciséis años. Este crecimiento está acompañado por un plegamiento de la superficie del cerebro (desde el sexto mes de embarazo). Estos cambios son la manifestación de fenómenos microscópicos complejos.

Cerebro del feto
Las neuronas se forman en el centro del cerebro al final del primer trimestre del embarazo. Luego migran gradualmente a la periferia para formar seis capas durante el último trimestre. Una vez en su lugar, se conectan entre sí, localmente gracias a las dendritas y a larga distancia gracias a su largo axón. Estos axones se reúnen en haces, que constituyen la sustancia blanca.

Poco a poco, la red inicial se remodela según la experiencia. Antes del término, la eliminación concierne esencialmente a las neuronas, luego, después del nacimiento, la remodelación se refina con una sobreproducción de contacto entre las neuronas y una eliminación selectiva de los puntos de contacto menos utilizados. Este proceso es una de las formas esenciales de aprendizaje del cerebro. Es especialmente intenso durante la infancia y la adolescencia.

Al mismo tiempo, las células gliales son responsables de la mielinización de los axones en la materia blanca, un proceso que permite una mejor transmisión de los impulsos nerviosos entre las áreas del cerebro. De este modo, nos dimos cuenta de que el recién nacido necesitaba 280 ms (milisegundos) para que un estímulo visual llegara a la corteza visual, mientras que solo se necesitaba 120 ms para el bebé de 4 meses (como para el adulto).

Todos estos cambios no ocurren al mismo tiempo en todo el cerebro, algunas regiones ya están maduras mientras que otras aún son muy inmaduras, creando una función cerebral que evoluciona a lo largo de la infancia y la adolescencia.

¿ Por qué el recién nacido reconoce la voz y el olor de su madre al nacer ?

A menudo imaginamos que el cerebro del bebé está desorganizado y se estructura gradualmente según los estímulos que recibe de su entorno. Es cierto que su plasticidad es mucho mayor que la de un cerebro adulto, pero tiene una organización funcional compleja desde muy temprano. Así, desde el sexto mes de embarazo, mientras que la migración neuronal y la fase de conexión no se completan, las redes principales  visual, auditiva, sensor-motora, ejecutiva...) ya son observables. Por lo tanto, uno puede preguntarse legítimamente si es el mundo exterior el que da forma al cerebro o si no es más bien su organización temprana la que le permite aprovechar su entorno. Esto explicaría por qué el recién nacido es capaz de reconocer la voz y el olor de su madre al nacer o la melodía que ella escuchaba regularmente durante los últimos meses de embarazo.

Sin embargo, aunque se organiza temprano, el cerebro del bebé no es un cerebro adulto en miniatura. Se observa que no todas las áreas del cerebro operan a la misma velocidad. Esto se debe a que las diferentes áreas del cerebro maduran a diferentes ritmos, la maduración del cerebro abarca 25 años. Las regiones "primarias", dedicadas a las funciones sensoriales y motoras, maduran más rápido que las regiones "asociativas", involucradas en las funciones cognitivas de "alto nivel"  planificación, decisión, reflexión... .

Desde una edad muy temprana, las regiones frontales son activas

¿Significa esto que las regiones asociativas no se usan o se usan poco en los bebés? Las imágenes del cerebro muestran que éste no es el caso. Estas áreas intervienen muy temprano, pero son mucho más lentas que en los adultos. Se requieren tres meses, por ejemplo, para que un bebé de 12 meses tome conciencia de un estímulo del mundo exterior. Pero con la maduración cerebral, estas redes funcionales reaccionarán cada vez más rápido.

Al mostrar que las regiones frontales se activan desde una edad temprana, los estudios de imágenes cerebrales han obligado a reconsiderar la visión muy jerárquica que se tenía del aprendizaje infantil  las regiones de alto nivel no comenzarían a aprender mientras que las regiones de bajo nivel no alcanzasen una cierta madurez . Por el contrario, estos estudios sugieren que las regiones de alto nivel son esenciales para el aprendizaje guiándolas hacia la información relevante.

¿No es esto lo que se puede observar con el aprendizaje del lenguaje del niño? ¿Cómo explicar que en solo tres años un niño puede dominar su lengua materna si no es por una organización particular del cerebro humano? Aquí de nuevo, la imagen cerebral proporciona respuestas. En los adultos, las regiones involucradas en el procesamiento del habla están en las regiones perisilvianas  alrededor del oído  temporales y frontales. Lo mismo sucede con el bebé de dos meses que escucha su lengua materna. En particular, existe una asimetría a favor del lado izquierdo, característica del tratamiento lingüístico adulto. Este resultado destaca el origen genético del procesamiento del lenguaje en la especie humana. Por lo tanto, es la existencia inicial de redes funcionales elaboradas que permiten a los bebés adquirir lenguaje, y no al revés.

El aprendizaje milagroso del lenguaje

El desarrollo de la capacidad del lenguaje proporciona el ejemplo más sorprendente de cómo lo innato y lo adquirido se combinan para dar forma al cerebro.

Las regiones del cerebro responsables del procesamiento del habla y el sonido son más receptivas a las secuencias tipo ABB. El cerebro del recién nacido también es capaz de distinguir entre secuencias tipo AAB y ABB. El orden de los sonidos es, de hecho, la base sobre la cual se basan las palabras y la gramática. Los datos de posición son la clave del lenguaje. El hecho de que una palabra esté al principio o al final de una oración lo cambia todo. "Juan mató al oso" es muy diferente de: "El oso mató a Juan".

El cerebro de un bebé responde desde el primer día a una secuencia en la que los sonidos se organizan de una manera particular. Esto sugiere que los algoritmos para el aprendizaje del lenguaje son parte del esquema neural con el que los niños están dotados al nacer. Durante mucho tiempo hemos tenido esta concepción lineal del aprendizaje: los bebés aprenden primero los sonidos, luego comprenden las palabras y luego los grupos de palabras. Pero estudios recientes han demostrado que casi todo comienza a desarrollarse desde el principio. Los bebés comienzan a aprender las reglas gramaticales desde el principio.

Los investigadores han demostrado que los niños de 2 años y medio pueden corregir los errores gramaticales cometidos por las muñecas. A los 3 años, la mayoría parece dominar un número considerable de reglas gramaticales. Su vocabulario se enriquece muy rápidamente. Y esto, gracias a las nuevas conexiones que se establecen entre las neuronas, permitiendo el procesamiento del lenguaje en múltiples niveles: sonido, significado, sintaxis. Los científicos deben determinar con precisión cómo evoluciona el cerebro del bebé hacia la competencia lingüística.


Evolución del cerebro

El más maleable de nuestros órganos, el centro de nuestras emociones, recuerdos, conciencia y pensamiento, el cerebro se desarrolla en el útero y permanece en efervescencia toda nuestra vida.

El comienzo. Desde el día 28 en el útero, el embrión es del tamaño de un grano de arroz y ya sus primeras células comienzan a emerger y formar neuronas. La máquina de neuronas pone el turbo y se forman 3000 neuronas cada segundo; a los 6 meses de embarazo hay 90 mil millones; sin embargo, al momento del nacimiento, el cerebro es muy inmaduro a pesar de que la corteza visual y auditiva están casi completas. Los muy pequeños, por lo tanto, pueden tener un acceso muy amplio a la percepción sensorial. Los primeros años son cruciales para el desarrollo de su cerebro. Se enfrenta a desafíos permanentes: sostener su cabeza, mover los brazos, el tronco y las piernas antes de acceder a la coordinación de los movimientos.

Una gran plasticidad. Todo es posible hasta la pubertad, el potencial de aprendizaje está al máximo. El cerebro es tan plástico y las conexiones entre las neuronas son tan flexibles que, por ejemplo, aprender un segundo idioma es simple y natural antes de los 10 años.

La gran limpieza. Cada uno de nosotros nace con un número de células mucho más alto de lo que se estabilizará. Desde el nacimiento hasta la edad de caminar, casi el 30% de nuestras conexiones se eliminarán, de modo que solo aquellas con un vínculo funcional se estabilizarán. En la adolescencia, se sabe que las áreas subcorticales  el centro de las emociones y las sensaciones  se desarrollan primero, mientras que la corteza prefrontal  el llamado cerebro superior  se expande más tarde; lo que explica por qué el adolescente tiene grandes habilidades cognitivas pero muestra inmadurez emocional (conflictos, enojo, tristeza, amor a primera vista, entusiasmos, comportamiento excesivo).

Hacia la madurez. Los neurocientíficos han descubierto que la corteza prefrontal  un área dedicada a las responsabilidades, la planificación, la priorización y el control de las emociones  madura solo alrededor de 30 años.

El cerebro en su apogeo. De aproximadamente 25 a 65 años de edad, las conexiones están establecidas y funcionan muy bien. Las nuevas neuronas continúan formándose al migrar a áreas que las necesitan. El cerebro es como un músculo, si se le entrena, se estimulará la formación de nuevas conexiones.

El cerebro del niño pequeño es inmaduro y muy frágil

Los últimos descubrimientos en neurociencia nos muestran cuánta conducta y palabras de los adultos dan forma al cerebro del niño, todavía muy inmaduro, cuando es  muy pequeño.

Antes de 5 a 6 años, el niño no puede controlar sus emociones, la parte superior del cerebro todavía no está maduro y tormentas emocionales (alegría, tristeza, miedo) todavía tienen que ser acompañadas por un adulto comprensivo, empático, materno, cariñoso.

El papel vital de las emociones

Las emociones son una reacción biológica ante un evento externo. Las emociones son el signo de la vida en nosotros. El niño es lo que siente en un momento dado, su cerebro es inmaduro y no puede controlar solo, la situación que se le impone.

Las grandes emociones de alegría, miedo, tristeza, ira y disgusto nos dicen lo que el niño vive a diario. Nos permiten a los profesionales o padres poner palabras sobre el estado del niño para hacerle entender el vínculo entre su condición y la palabra adaptada y animarlo a expresarla cuando se haya expandido su vocabulario.

En los bebés "pre-verbales", refiriéndose al lenguaje de señas en bebés, el gesto ayuda a significar y representar la emoción del niño antes del habla y evitar la frustración.

Ya sea por un gesto o una palabra, lo principal es mostrar empatía permitiendo que el niño entienda su condición. Demostrándole todo su afecto involucra al niño para entrar en conexión con el adulto, hablan el mismo idioma ya que el niño se siente reconocido en su emoción.

A los profesionales a menudo se les ha dicho que mantener una distancia justa es beneficioso para alentar la independencia del niño y para protegerse; nuevos descubrimientos de la neurociencia social nos dicen absolutamente lo contrario: mostrar afecto, caricias, besos a un niño, abrazo, contribuyen a madurar su cerebro.

Amígdala
Un niño cuya emoción es ignorada o malinterpretada desarrollará un estado de estrés que activa la amígdala cerebral  centro del miedo  y provocar la secreción de cortisol y adrenalina, tóxicos para la salud psicológica y motora. La amígdala es el centro de la percepción de las emociones, es ella quien nos hace sentir miedo ante un individuo cuyo rostro parece agresivo. Nos advierte de una amenaza y cualquier evento que ponga en peligro nuestra supervivencia. Cuando el cerebro superior está maduro, valida o invalida este mensaje recibido por la amígdala.

El cerebro del niño pequeño está dominado por las emociones que recibe con toda su fuerza, sin los filtros que nuestro cerebro adulto ha podido construir a través de la experiencia y la madurez. Al mismo tiempo, la plasticidad del cerebro hace que el niño sea una esponja que absorbe cada palabra, gesto, humillación, actitud y cada situación que se vive, si no se acompaña correctamente, dejará huellas.

Expresar sus emociones es fuente de bienestar

Poniendo palabras en sus emociones, siendo empático y escuchándolo, el cerebro global del niño gana en madurez. Debe poner palabras en sus emociones, ya sean positivas o negativas. Cuando esté ansioso, triste, decepcionado, enojado, hablar de eso calmará una parte de su cerebro.

Acompañando las emociones y mimándolo actúa positivamente en el desarrollo del cerebro, las facultades intelectuales y afectivas, el aprendizaje, la memoria, la concentración; apoya la empatía natural, la cooperación y ayuda a reducir el estrés y calmar las emociones.

El estrés

El tiempo del niño es un tiempo lento. Por ejemplo, decirle que se apure no tiene sentido. A menudo es esta situación cotidiana la que estresará a un niño y evitará que haga su trabajo bien porque no puede y no sabe cómo hacerlo rápidamente; pedirle que se apure es ponerlo en una situación de fracaso. El maltrato y la humillación también tendrán el efecto de alterar las funciones cerebrales al debilitar el hipocampo, asiento de la memoria y el aprendizaje.

Bajo el efecto del estrés, la amígdala desencadena la secreción de cortisol y de adrenalina que son muy tóxicos cuando están presentes en grandes cantidades en el cerebro inmaduro del niño pequeño, ya que carece de la capacidad para evaluar la situación y ver las cosas con perspectiva. Solo un adulto puede razonar, re-evaluar una situación para implementar estrategias. El niño, por su parte, puede vivir terrores reales.


¿ Cómo generar situaciones positivas que nutran la madurez cerebral ?


Escuchar al niño con amabilidad, sin privarlo de sonrisas, mimos y gestos cariñosos; el niño da sus primeros pasos en un mundo que descubre, por mucho que este sea alentador y rico en experiencias y descubrimientos.

Del lado de las hormonas, ¿qué está pasando? La dopamina motivadora es la hormona del deseo, la oxitocina es responsable del comportamiento de la confianza, la empatía y el deseo de entrar en relación con el otro.

El juego desarrolla el cerebro

En los momentos de juego, el cerebro se transforma gracias a la secreción de una molécula cerebral, BDNF, que garantiza el crecimiento, la supervivencia y la diferenciación de las neuronas. Cuando el niño pequeño regresa de la escuela, siente una necesidad irreprimible de jugar; cuanto más tiempo pase sentado aprendiendo en su aula, más se sentirá esta necesidad cuando regrese a casa; lo expresará por el tiempo pasado o en la calidad.

El juego es vital, el bebé juega con sus pies y manos, el bebé juega explorando su universo; la imitación traerá otras perspectivas de juego, el niño aprende jugando. Cuanto más aprende con alegría y entusiasmo, más se desarrolla su cerebro y más las emociones positivas asociadas con el aprendizaje lo alientan a explorar otras habilidades.

El juego, y el placer que lo acompaña, modifican el equilibrio emocional del niño estimulando la secreción de endorfinas y permiten la densificación de las neuronas.

La empatía natural del niño: se alienta y se transmite

El bebé es naturalmente empático, mostrando sinceridad y preocupación por otros niños que necesitan ayuda y apoyo.

Esta habilidad innata que nos permite identificar y responder a las emociones de los demás está en cada uno de nosotros al nacer. Para ver continuar esta habilidad, el adulto tiene un papel muy valioso que desempeñar, comenzando por ser empático con él mismo.

Cada vez que un niño en el grupo recibe empatía, segrega oxitocina, la hormona de la comodidad y el bienestar. Reconocer y poner palabras en las emociones que recibe el niño le permite sentirse reconocido en lo que vive y adoptar un comportamiento positivo para su desarrollo.

Hablar con sus hijos

Los investigadores observaron que la cantidad de conversación entre padres e hijos era de gran importancia. Los niños con los que más se habló obtuvieron puntuaciones más altas en las pruebas de CI a los 3 años. Y eran mejores en la escuela a la edad de diez años.


   *
  *      *

El cerebro del bebé usa el tacto para conectarse con el resto del mundo

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Washington, publicado en UW News en enero 2018, el cerebro de los bebés se estimula de la misma manera cuando tocan un objeto que cuando ven a alguien tocarlo. Una conexión que les permite conectarse entre sí y los otros.

Los investigadores explican cómo lograron mostrar por qué el tacto, el primero de los cinco sentidos en desarrollarse, es uno de los pilares del desarrollo intelectual de los niños.

Utilizaron técnicas de imagen recientes y sin peligro para el cerebro de los niños pequeños, para mostrar cómo el cerebro interpreta el tacto; y no solo la sensación del tacto, sino también la visión de alguien tocando algo. Tienen las herramientas para ver cómo el cuerpo del bebé está representado por su cerebro. Esto les permite tener un primer vistazo de una auto conciencia primaria, que es un elemento básico del aprendizaje social.

La misma parte del cerebro es estimulada por el tacto "observado" o "sentido"

Para esto, el equipo usó una máquina magneto-encéfalo-gráfica para capturar imágenes de actividad cerebral, cuando los niños estaban expuestos a objetos para tocar o videos que mostraban a adultos tocando objetos. Los científicos se han centrado en la corteza somatosensorial, un tipo de banda de tejido cerebral que va de una oreja a otra en la parte superior de la cabeza. Y parece que esta región se estimula en diferentes lugares y con diferentes fuerzas, dependiendo de la parte del cuerpo sobre la cual se ejerce el tacto: una presión en la mano provoca una estimulación mucho más fuerte que la presión en el pie.

Pero lo más interesante es que la misma parte del cerebro se activa en ambos casos, cuando el tacto se percibe directamente o cuando se le ve. La respuesta obtenida con un "tacto observado" es más débil que con un "tacto sentido". El elemento clave es el hecho de que el tacto estimula indiscriminadamente la misma zona neuronal, ya sea que el bebé lo ejerza directamente o no.


Estas imágenes ilustran dos vistas del hemisferio izquierdo del cerebro. La imagen A muestra el lugar donde los bebés de la experiencia tocaron una mano. La imagen B muestra dónde en el cerebro golpean el pie.

Identificación con los demás

La imitación es un poderoso mecanismo de aprendizaje para los niños, pero necesitan replicar el mismo movimiento con la misma parte del cuerpo cuando imitan a sus padres. Y este estudio muestra que antes de tener palabras para partes del cuerpo, los bebés reconocen que su mano es como la vuestra, que su pie es como el vuestro. El mapa neuronal del cuerpo ayuda a los bebés a conectarse con los demás.

Según los investigadores, este reconocimiento del "me gusta" también sería un primer paso hacia la empatía hacia los demás. La idea de usar la ciencia del cerebro para estudiar cuándo y cómo los humanos comienzan a sentirse conectados con otros es importante y fascinante. Se podrían realizar estudios futuros con el mismo dispositivo para comprender cómo evoluciona la conciencia corporal a medida que crecen los bebés.


*     *
*

El cerebro del niño necesita mucha energía



El cerebro es un gran consumidor de energía  en forma de glucosa , de ahí la importancia de proporcionar todo lo que necesita y por la mañana.

En comparación con los adultos, un niño de 3 años y medio toma cantidades más pequeñas de alimentos, pero consume más productos lácteos o su equivalente (4 por día), menos carne roja, pollo o huevos (una porción por día).

Para aumentar su stock de energía, darle cereales semi-integrales o integrales (arroz, trigo, pasta, etc.). Elegir productos de agricultura orgánica si se tiene la oportunidad, para evitar la presencia de pesticidas que se concentran en sus vainas.

Minerales esenciales 
para el crecimiento
Los cereales integrales también aportan vitamina B1. Se recomiendan verduras y frutas frescas para la vitamina B9, así como pescado, huevos y productos lácteos para la vitamina B12. Estas tres vitaminas están muy involucradas en el proceso de memorización.

Pescado. Gracias a su riqueza en omega 3, que desempeña un papel clave en el desarrollo de las funciones cerebrales del niño, se incluirán los pescados y especialmente los pescados grasos de los mares fríos (salmón, caballa, trucha de mar) en el menú del niño, al menos dos veces por semana. En cambio tener cuidado con los peces depredadores, como el atún, el pez espada y el tiburón, que se debe evitar consumir más de una vez al mes. Estos peces pueden concentrar contaminantes marinos como el mercurio, que es perjudicial para el desarrollo del cerebro.

Y dormir...

No se puede memorizar bien sin una buena noche de sueño. Por eso se recomienda acostar y levantar a un niño con horarios lo más regulares posible, en una habitación tranquila. Si acaba de nacer un hermanito o hermanita, esperar a que el bebé duerma bien antes de compartir la habitación del hermano mayor, si ése es el caso.

Ver :

No hay comentarios.:

Publicar un comentario