junio 12, 2018

Hipertimesia – La Memoria Autobiográfica Superior




Los recuerdos se graban con sumo detalle y, a pesar de que es fascinante 
para la ciencia, puede ser un tormento para quien la padece


El cerebro tiene varios tipos de funciones cognitivas y entre ellas está la memoria. Hay diferentes tipos de memoria. La memoria a largo plazo es la persistencia del aprendizaje a través del tiempo. Los conocimientos organizados en nuestra memoria nos permiten ordenar y dar sentido a la realidad, y al mismo tiempo predecir qué es lo que va a suceder.

Nuestra memoria participa en todas las actividades que realizamos: montar en bicicleta, cocinar, hablar o pensar. El conocimiento almacenado en la memoria a largo plazo no es todo igual, se distingue dos tipos de memoria: episódica y semántica.

La memoria episódica es la memoria autobiográfica o personal que nos permite recordar fechas, hechos o episodios vividos en un tiempo y lugar determinados. Guarda acontecimientos de la vida y también las circunstancias en que se aprendió. Por ejemplo, el nombre de nuestro primer maestro de escuela, o nuestro primer ligue, son recuerdos episódicos. La fuente de la memoria episódica es la percepción sensorial y la información que contiene está organizada temporalmente.

Hipertimesia (HSAM, por sus siglas en inglés)

También llamada hipermnesia o síndrome hipermnésico, es una condición de la memoria, consistente en el aumento de la función de evocación, sin que se observe una hiperfunción en cuanto a la capacidad de almacenamiento. Las personas afectadas por este síndrome poseen una memoria autobiográfica superior, o sea que pueden recordar hasta el más mínimo detalle. Las personas que tienen hipertimesia tienen una especie de hipertrofia de la memoria episódica.

Origen

La condición de la memoria se describió por primera vez en 2006, en un artículo de Neurocase titulado "Un caso inusual del recuerdo autobiográfico". Lo padecen sólo 60 personas en el planeta. Se conocen muy pocos casos en todo el mundo y si bien cada uno es diferente, no es una situación fácil de sobrellevar. Todos los casos hallados son de personas 'especiales', ya que muchos presentan trastorno generalizado del desarrollo, autismo, o alguna condición de ese estilo.

El término hipertimesia deriva del griego hiper = 'exceso' y "timesia" = thymesis 'recordar'.

Las personas que padecen hipertimesia tienen una capacidad de recuerdo y evocación muy superiores a la media, siendo capaces de recordar con gran precisión y detalle una gran cantidad de material. Esta capacidad les permite ser capaces de codificar, almacenar y recuperar con gran rapidez nuevos contenidos y emplearlos en los momentos en que son necesarios. Se trata de una capacidad tremendamente útil que no tiene que ver con el nivel de inteligencia de quien lo posee y que de por sí no resulta patológica.

La capacidad de memoria de estos sujetos está principalmente sujeta a un tipo de memoria concreta: la memoria autobiográfica. Las personas con hipermnesia son capaces de recordar casi cada detalle de los hechos que han vivido. Sin embargo, por norma general no son más capaces en otros tipos de memoria a menos que sean capaces de vincular los estímulos a recuerdos de tipo personal.

Esta memoria superior autobiográfica hace posible que las personas usen sus mentes como verdaderas bases de datos, y pueden recordar detalles inusuales, tales como la ropa que llevaban, a los que pueden haber conocido ese día, y lo que comían para el almuerzo, incluso décadas después del evento original.

A veces aquellos con hipertimesia preferirían olvidar algo. Es difícil vivir con una gran cantidad de información y recuerdos interminables. Situaciones que se complican aún más en presencia de un trauma.

El ser poseedores sin quererlo de esta condición no es un don, ya que les hace ocupar una gran parte de su tiempo en rememorar cada evento inconscientemente y de forma constante, mermando muchas de las tareas cotidianas de sus vidas, como el trabajo o la familia.

Los expertos han verificado que el síndrome puede tener efectos invalidantes y se asocia a menudo a trastornos obsesivos compulsivos (TOC) que suele ser una comorbilidad o cuadro asociado que acompaña a menudo al autismo.

Causas

A pesar de los estudios realizados, se desconoce el proceso que ocurre en el cerebro que, como un clic, hace que todos esos recuerdos almacenados en la mente humana, afloren de nuevo de forma ordenada y legible. Debido a que se han registrado muy pocos casos probados de esta enfermedad en el mundo, no se ha podido llegar a un consenso de las causas reales que la provoca.

Los pocos casos de sujetos con hipermnesia que se han podido estudiar han reflejado que presentan algunas particularidades en algunas áreas y elementos cerebrales.

Se ha detectado que en estas personas las partes frontales y temporales del encéfalo presentan una conexión más fuerte, con una densidad más elevada de sustancia blanca, que en la mayoría de la población. Al parecer, existen alteraciones en los giros inferior y temporal medial del lóbulo temporal, una área en que se sitúa el fascículo unciforme el cual tiene un papel importante en la memoria autobiográfica. En personas con hipermnesia, dicho fascículo está ampliamente desarrollado.

Son las hormonas del estrés, la epinefrina y el cortisol, pero también la adrenalina que modula el estimulo emocional de un recuerdo y la consecuente consolidación de esto en la memoria. Parece que estas hormonas, a su vez, activan una serie de áreas cerebrales, así como lo hace la amígdala; que desempeña un papel fundamental en el modelado de codificación de un recuerdo.

Algunas investigaciones sugieren que el lóbulo temporal (que ayuda a procesar la memoria) es mayor en el cerebro de los individuos con hipertimesia. También tienen más grande el llamado núcleo caudado, que ayuda a aprender pero también puede desempeñar un papel en el trastorno obsesivo compulsivo. Esto tiene coherencia en el sentido que en muchos casos de autismo se da como comorbilidad el TOC y que la hipertimesia se ha detectado en personas con algún grado de TEA (autismo, asperger). Los niños o personas con asperger suelen tener hipertimesia y los buenos o malos recuerdos aunque pasen años o décadas no se olvidarán.

Síntomas

Para determinar un diagnóstico acertado de la enfermedad se toma como referencia algunos síntomas importantes.

* La persona pasa mucho tiempo pensando en su pasado personal.

* Poseen una capacidad extraordinaria para recordar eventos concretos de este pasado, aun después de dos décadas.

* Al escanear su cerebro se comprueba que ciertas áreas son hasta tres veces mayor que un “cerebro normal”.

Características de la hipertimesia

El solo hecho de poder recordar sucesos increíbles de su vida, hace que se distinga de otras formas de memoria excepcional, ya que no implica ninguna forma, práctica o trucos mnemotécnicos para almacenar información, no es lo mismo que los individuos que pueden memorizar conscientemente largas listas de números o cadenas de hechos al azar.

Los estudios han demostrado que los hipertimésticos no son como los autistas, aunque sí muestran un interés y gran memoria para las fechas, las cuales utilizan a menudo y sin esfuerzo para categorizar cuando un evento en particular sucedió en sus vidas.

Todos los individuos con esta enfermedad son zurdos, lo que podría ser una coincidencia o un indicador de esta condición. También puede traer efectos perjudiciales que pueden llegar a ser perjudicial para su actividad diaria, y aunque las personas pueden ser capaces de asociar eventos con fechas, no tienen memoria fotográfica y pueden todavía tener dificultades para memorizar información común.

Los individuos de hipertimesia pueden recordar los acontecimientos que han experimentado personalmente. A una persona hipertimésica se le puede indicar una fecha y ésta describirá los hechos ocurridos ese día, incluso el clima y muchos detalles aparentemente triviales que la mayoría de la gente no sería capaz de recordar. Pueden recordar en qué día de la semana cayó cada fecha, pero no son necesariamente calculadoras de calendario como las personas con autismo o síndrome de savant; sus recuerdos se limitan a los días en un calendario “mental personal”. La asociación mental se produce de manera automática y de forma obsesiva. Por otra parte, la hipnosis parece poder provocar en algunas personas una hipermnesia transitoria.

Problemas en esta alteración de la memoria – Síndrome hpermnésico

Para muchas personas ser capaz de recordar todos los hechos de su vida o simplemente ser capaz de retener en la memoria una mucho mayor cantidad de información es algo positivo. Recordar con rapidez la información puede facilitar el aprendizaje de numerosas disciplinas y habilidades, nos dota de una buena capacidad para rememorar las cosas importantes para nosotros y nuestros seres queridos e incluso puede abrirnos las puertas a puestos de empleo u otras oportunidades.

Sin embargo, en algunas ocasiones el recuerdo no se centra únicamente en aspectos que el individuo quiere recordar, sino que se pueden tener serias dificultades de abstracción y selección del material recordado, suponiendo un malestar significativo para el sujeto que disminuye su funcionalidad y puede provocar ansiedad y graves alteraciones en el estado de ánimo. En estos casos sí se podría considerar una patología, denominándose síndrome hipermnésico.

Si bien algunas de las personas con hipermnesia tienen una vida relativamente normal, para algunas otras su condición puede resultar extremadamente dolorosa e invalidante. Y es que en algunos casos, lo que podría haber sido un don se convirtió en una maldición que les produjo graves dificultades en todos los ámbitos de la vida.

Puede hacer difícil discernir entre lo necesario y lo circunstancial, concediendo gran importancia a elementos que realmente no tienen por qué ser necesarios. También puede generar un elevado nivel de indecisión en quien lo padece.

Recuerdos emocionalmente dolorosos. Ser capaz de recordar con gran nitidez hace que los sucesos dolorosos que han ocurrido a lo largo de su vida no puedan ser superados con rapidez, permaneciendo durante más tiempo sentimientos como la culpa y la humillación en la propia psique y haciendo de los procesos de duelo un desafío mucho mayor de lo habitual.

Disminuye la atención y la capacidad de aprendizaje. También se complica la adquisición de nuevos conocimientos, ya que el nivel de atención disminuye con la aplicación de recursos mentales a intentar filtrar e utilizar los recuerdos necesarios y no otros.

Se dificulta el paso entre el aprendizaje y la automatización de tareas. No se recuerda solo el procedimiento básico sino todo el conjunto de detalles asociados y por lo tanto cuesta más abstraer lo necesario de lo accesorio.

Incidencias negativas en el desarrollo cognitivo

Las personas que padecen este síndrome no tienen habilidad para hacer cálculo, aprender temas con cierto grado de complejidad o que requieran abstracción, tampoco cosas de aplicación inmediata, solo pueden recordar cualquier situación del pasado. No poseen estrategias mnemónicas ni otros recursos que no sean una asociación automática de la fecha con los acontecimientos que se produjeron. Su extraña capacidad es referida como vivir con dos pantallas en la cabeza, donde una es la vida normal y la otra una sucesión constante de recuerdos que no para de reproducirse.

Además, en algunos casos la viveza del recuerdo puede causar que haya una confusión entre pasado y presente, pudiendo desembocar en delirios ecmnésicos en que se cree que se está viviendo lo que en realidad es un recuerdo.


Los cerebros dotados con una supermemoria también crean recuerdos falsos

Un equipo de científicos de la Universidad de California en Irvine, en un artículo publicado en la revista PNAS de noviembre 2013, asegura que incluso la gente con una memoria excepcional sufre distorsiones en algunos recuerdos.

Estas mentiras se originan en el cerebro por la asociación de objetos, la valoración personal de eventos pasados o por la propia imaginación, entre otros factores.

La capacidad de la memoria no está relacionada con el desarrollo de distorsiones de la memoria. A medida que aumenta esta capacidad, la producción de falsos recuerdos se mantiene al mismo nivel.

En otros trabajos se ha demostrado diferencias en el tamaño y la estructura del cerebro de quienes padecen el síndrome.

Este es el primer estudio que aborda la generación de recuerdos falsos en cerebros con HSAM. La gente con HSAM utiliza los mismos mecanismos de la memoria que las personas normales, como la agrupación de objetos, la reconstrucción de la memoria de eventos concretos con información posterior al acontecimiento, etc.

La medición de la distorsión. Para comprobar que los afectados por HSAM también sufrían distorsiones de su memoria, los investigadores compararon las capacidades de 38 personas normales con otras 20 que padecían hipertimesia. Les hicieron pasar una serie de pruebas para medir la distorsión de la memoria, incluido un test en el que se induce a los participantes a informar erróneamente sobre un accidente de avión inexistente.

Los autores no encontraron ninguna diferencia entre el grupo de estudio y el de control. Todos, tanto los afectados por HSAM como las personas con una capacidad de recuerdo normal, poseían la misma susceptibilidad a los recuerdos falsos.

Si se confirman estos datos en futuros artículos, los resultados podrían tener implicaciones importantes para la psicología clínica y el sistema jurídico ya que el marco legal actual de la mayoría de los países se basa en los recuerdos y la memoria de los implicados.

Sustancia blanca, la clave. En el año 2009, investigadores españoles demostraron que la tendencia a generar recuerdos verdaderos y falsos está relacionada con las diferencias individuales en la sustancia blanca cerebral, una parte del sistema nervioso central compuesta de fibras nerviosas cubiertas de mielina.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario