mayo 31, 2021

Las Frutas Regeneran al Cerebro



Los compuestos naturales que se encuentran en las manzanas y otras frutas pueden ayudar a estimular la producción de nuevas células cerebrales, generando beneficios para procesos como el aprendizaje y la memoria.


Las frutas de carne blanca como las manzanas, plátanos, pepinos o peras contienen un antioxidante llamado quecertina, al que se atribuyen propiedades antiinflamatorias. La inflamación está relacionada con la rigidez de las arterias, que puede causar coágulos de sangre y limitar el riego sanguíneo al cerebro.


A pesar de que ocupa solo el 2% del cuerpo humano, el cerebro es el órgano que más energía necesita, casi un 20% Por lo tanto es necesario mantener una dieta variada y equilibrada, donde se incluya alimentos ricos en los nutrientes que van a permitir poder disfrutar de un cerebro activo.


Si mantenemos una nutrición rica en dulces, grasas saturadas, o bebidas azucaradas, la energía que le aportemos será puntual, limitada y de mala calidad. Todo ello se traduce en un bajo rendimiento, dificultades para concentrarnos, malestar físico, dolores de cabeza… Una forma de evitarlo es elegir bien lo que comemos.



Frutas saludables para el cerebro


Las frutas son un compendio natural de vitaminas y minerales que pueden servir muy bien de carburante para este órgano esencial. Un órgano que, no olvidemos, necesita casi un 20% del total de nuestra energía.


Manzana


La manzana es una de las frutas más completas y saludables que se conocen por su contenido en hidratos de carbono, fibra, vitaminas y potasio, siendo muy recomendable para todas las edades.


La manzana es rica en flavonoides, como la quercetina – antioxidante que se encuentra en la cáscara de la manzana – que protege a las células del cerebro de cualquier daño oxidativo. Los nutrientes y compuestos antioxidantes de la manzana reducen el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Destaca la presencia de potasio, necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular, y que, a la vez, favorece la función renal. También contiene pequeñas cantidades de zinc, manganeso, azufre, flúor, yodo, selenio, que desempeñan importantes funciones en los procesos que tienen lugar en la célula.


Igualmente es rica en taninos, con capacidad astringente y antiinflamatoria, así como en ácidos orgánicos como el ácido málico y el tartárico.


Para mejorar la memoria. La manzana nos aporta vitaminas B1 y B6, que evitan el agotamiento mental y refuerzan la memoria. También es fuente de fósforo, mineral presente en los fosfolípidos del cerebro.


Uva


Al ser muy ricas en fibra y varios nutrientes, ingeridas de modo regular podrían ayudarnos a mejorar la memoria y otros procesos cognitivos básicos, como la atención y la agilidad mental.


Contienen resveratrol, sustancia que posee propiedades antioxidantes y que solo se encuentra en la uva negra, concretamente en la piel.

Por su aporte de antioxidantes y fito-nutrientes, el jugo de uva también podría ayudar a mejorar los procesos cognitivos – memoria, atención, agilidad mental, etc. –. Esto sería porque dichos nutrientes ayudarían a mejorar o facilitar la conducción entre células nerviosas, lo que a su vez podría optimizar otros procesos tanto físicos como mentales.


Fortalece el sistema nervioso gracias a su contenido en ácido fólico y vitaminas del grupo B. Estos nutrientes son necesarios para la formación de nuevos tejidos, capaces de favorecer la correcta sinapsis de las células cerebrales.


Arándano


Los arándanos son un alimento superior del cerebro cuyo consumo diario puede aumentar la función cognitiva y disminuir los trastornos de la memoria, incluso en la vejez. Desde la prevención o el tratamiento de la demencia hasta la mejora de la memoria, estos son los beneficios cerebrales que puede proporcionar.


Reduce el riesgo de demencia. Nuestra función cognitiva tiende a deteriorarse a medida que envejecemos, pero se conserva mejor cuando seguimos una dieta rica en frutas, como los arándanos. Se explica gracias a las antocianinas, pigmentos naturales cuya presencia es muy abundante en los arándanos.


Reduce los efectos del Alzheimer. Los antioxidantes de los arándanos pueden proporcionar un beneficio real en la mejora de la memoria y la función cognitiva en las personas mayores, ayudando a prevenir la enfermedad del Alzheimer, una forma de demencia que afecta a partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje.


Evita la inflamación del cerebro. Las bayas o frutos rojos son un tipo de fruta cuyos compuestos protegen a las células del cerebro de los radicales libres. Según un estudio publicado en American Chemical Society en 2012, las bayas cambian la forma en que las neuronas del cerebro se comunican, evitando la inflamación en el cerebro que puede contribuir al daño neuronal y mejorando tanto el control motor como la cognición.


Aumenta las células cerebrales. Puede aumentar la tasa de natalidad de las células cerebrales en el hipocampo, la región cerebral responsable de la memoria y una de las pocas áreas del cerebro que reemplaza continuamente las neuronas.


Aumenta la concentración y la memoria. tomar un bol o un batido de arándanos puede mejorar significativamente la concentración y la memoria durante un tiempo de hasta cinco horas, ayudando así a realizar tareas mentales prolongadas. Los antioxidantes en los arándanos estimulan el flujo de sangre y oxígeno al cerebro, manteniendo la mente activa.


Aumenta la salud mental. los arándanos pueden ayudar a aliviar la depresión a las personas que sufren este trastorno. Comer arándanos puede ayudar a reducir los factores genéticos y bioquímicos que subyacen detrás de la depresión y las tendencias suicidas relacionadas con el trastorno de estrés postraumático (TEPT). pues aumenta la serotonina y la dopamina, que mejoran el estado de ánimo.


Plátano


La tirosina (aminoácido) presente en los plátanos nos permite producir nuevos neurotransmisores como la dopamina, epinefrina y norepinefrina. Son sustancias que regulan nuestro estado de ánimo. A su vez, estos neurotransmisores nos ayudan a potenciar la comunicación entre las células cerebrales, ofreciéndonos así mayor agilidad para recordar cosas, para ejecutar acciones, llegar a ciertas soluciones, razonar. Es decir, potenciar nuestros procesos cognitivos básicos.


El plátano es rico en potasio, un elemento que aporta al cerebro energía, salud, agilidad neuronal y un efecto protector.


También es muy rico en vitamina B6 y ácido fólico, imprescindibles para favorecer el impulso nervioso y ayudarnos a mejorar la circulación sanguínea cerebral.


Frutos secos


Los frutos secos comprenden un grupo genérico de productos que son en realidad granos, semillas o frutas. Tienen en común una baja concentración de agua y un elevado contenido en grasas.


Nueces


Las nueces son uno de esos frutos secos que generan enormes beneficios al cerebro. Tienen un alto contenido de vitaminas y minerales, pero se destacan particularmente por los altos niveles de vitamina E en su composición. La vitamina E tiene un elevado efecto antioxidante.


De la misma manera, es una fuente de ácidos grasos poliinsaturados, dentro de los que se destacan el omega 3 y omega 6. Estos son esenciales para el funcionamiento neuronal y del sistema nervioso central.


Las nueces contienen también ácido fólico, el cual disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cerebro-vasculares. Adicionalmente, por su alto contenido en melatonina, podrían favorecer el sueño reparador.


Almendras


Las almendras son otro de esos frutos secos que inciden de manera positiva en la salud cerebral. Tienen un elevado contenido en fósforo, algo así como 481 miligramos por cada 100 gramos de almendra. Ese elemento mejora el rendimiento intelectual.


En la Universidad de Illinois se llevó a cabo un estudio acerca del efecto del consumo de almendras en el rendimiento intelectual. Se comprobó que quienes consumían un puñado de estos frutos secos al día resolvían más acertadamente las pruebas de memoria.


Lo aconsejable es ingerir al menos unas 8 almendras al día, entre las comidas. Para mayor eficacia, acompañarlas con una taza de té verde. Este último es rico en polifenoles, que son buenos antioxidantes.



*

*     *


La piel y la pulpa de la manzana contienen compuestos pro-neurogénicos


Una investigación de un grupo de científicos liderado por la International Society for Stem Cell Research con participación de la Universidad de Queensland, en Australia y del Centro Alemán de Enfermedades Neurodegenerativas de Dresden, según un estudio publicado en la revista Stem Cell Reports de febrero 2021, ha comprobado en roedores que determinadas sustancias presentes en frutas como la manzana y otros productos naturales tienen un papel cerebral regenerador, propiciando el surgimiento de nuevas neuronas capaces de potenciar habilidades vinculadas a la memoria y el aprendizaje.


Los investigadores verificaron que al cultivar en laboratorio células madre de cerebros de roedores y agregar quercetina o ácido dihidroxibezoico (DHBA) – dos fito-nutrientes que pueden hallarse en las manzanas – se producía un incremento en la generación de neuronas y se activaba un mecanismo de protección de la muerte celular.


El proceso de producción neuronal se denomina neurogénesis. Básicamente, se trata del mecanismo por el cual se generan nuevas neuronas a partir de células madre y células progenitoras. En este caso, el proceso se ve estimulado por la acción de los fito-nutrientes, que multiplican la generación neuronal.


Según el estudio las pruebas realizadas con posterioridad a la incorporación de los fito-nutrientes mostraron que varias estructuras cerebrales vinculadas al aprendizaje y la memoria registraban un notable incremento en la multiplicación de células madre y en la generación de nuevas neuronas.


Los efectos de las altas dosis de quercetina, DHBA y otros compuestos sobre la neurogénesis son similares a los que pueden observarse después del ejercicio físico, un estímulo habitual para la generación de nuevas neuronas, según las conclusiones de los especialistas.


Las células precursoras del hipocampo se diferencian en neuronas
 cuando se tratan con el compuesto derivado de la manzana DHBA


Las manzanas y el hipocampo. Específicamente, los científicos se concentraron en una parte del estudio, observar si los factores bioactivos que se encuentran en las manzanas afectan directamente la neurogénesis en la zona del hipocampo.


De esta forma, hallaron por ejemplo que la quercetina, presente en la cáscara de la manzana, promueve la supervivencia y diferenciación de las células precursoras en esa zona del cerebro, involucrada en la regulación de diferentes estímulos y emociones, como así también en los procesos de memoria y aprendizaje.


Al mismo tiempo, descubrieron que otros compuestos hallados en la pulpa de la manzana, como el ácido 3,5-dihidroxibenzoico, también promovían la producción de neuronas y limitaban la muerte celular.


En definitiva, concluyeron que los compuestos analizados permitían activar la proliferación de células precursoras y facilitar la salida del ciclo celular, además de incrementar la supervivencia de las células y la diferenciación neuronal.


Sinergia natural. Ahora, los investigadores piensan seguir trabajando con otros compuestos naturales presentes en las frutas, para descubrir si actúan en conjunto con los fito-nutrientes, generando una sinergia que potencia aún más la neurogénesis y activa las funciones cerebrales cuando se administran en altas concentraciones. Creen que las futuras investigaciones ratificarán lo observado en los roedores.



La manzana regula los niveles de energía y favorece las funciones neuronales


Investigadores de la Universidad británica de Reading realizaron una investigación, publicada en el British Journal of Nutrition de marzo 2020, y que concluía que esta fruta tiene un impacto positivo en la memoria y cognición.

Otro de los beneficios de la manzana tiene que ver con la agilidad mental. Fuente esencial de los flavonoides, es rica en este tipo de antioxidantes, entre los que destaca la quercitina presente mayoritariamente en su piel. Estas sustancias ayudan a proteger a las neuronas más vulnerables, mejorando las funciones neuronales del cerebro y sirviendo de soporte a la función neuro-cognitiva. Es decir, que los antioxidantes de la manzana mantienen nuestro cerebro joven, facilitando la concentración y ayudando a pensar más y mejor.



Estudio revela que la ingesta regular de manzana aumenta el bienestar psicológico


El estudio realizado por la Universidad británica de Warwick en colaboración con la Universidad australiana de Queensland y publicado por el American Journal of Public Health de agosto 2016, confirma las propiedades beneficiosas de la manzana para incrementar la sensación de felicidad, mantener estable el nivel de energía y favorecer las funciones neuronales.


La manzana alimenta
 el cerebro y la sonrisa

El equipo investigó en 12.000 personas el nivel de felicidad alcanzado tras cambiar la dieta, incluyendo la ingesta de fruta y verduras hasta las ocho piezas diarias. Las mejoras en el estado de ánimo eran mucho más rápidas que en la salud, produciendo un incremento progresivo en los niveles de felicidad que los científicos llegaban a equiparar a la consecución de un empleo para una persona desempleada.


Es la confirmación de tendencias nutricionales como la ‘Mood Food’, que establece una relación entre la dieta y el bienestar anímico. Y en esa apuesta por el consumo regular de frutas, la manzana ha demostrado sus beneficios por contribuir a la agilidad mental y al equilibrio emocional.


Uno de los elementos que intervienen en los cambios de humor es la falta de energía por las alteraciones en los niveles de glucosa en sangre. Algo que puede controlarse minimizando el consumo de alimentos que contengan azúcares refinados, harinas blancas y estimulantes como la cafeína. Estos proporcionan una sensación vigorizante gracias a la rápida subida de la glucosa en sangre. Pero, inmediatamente, ésta cae en picado porque dichas sustancias no pueden absorberse correctamente y se genera la sensación de abatimiento y fatiga.


Sin embargo, si se opta por la manzana en esos momentos de desfallecimiento, su glucosa es un azúcar natural, más fácilmente asimilable por el organismo y que se libera de manera progresiva gracias a los carbohidratos complejos en esta fruta, esto hace que sea una de las pocas frutas recomendadas para los diabéticos. Además, esta liberación progresiva de azúcares hace que nuestra energía se mantenga nivelada durante más horas y favorece un estado de ánimo más estable.


Además de los compuestos presentes en las manzanas, otras frutas también poseen sustancias químicas que estimulan las funciones cerebrales. Es el caso, por ejemplo, del resveratrol presente en las uvas rojas.



El resveratrol presente en las uvas rojas protegería contra las alteraciones celulares del Alzheimer


Investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública y del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona, cuyo estudio se publicó en la revista Molecular Neurobiology de junio 2018, han hallado los mecanismos moleculares por los que el resveratrol, compuesto que se encuentra de forma natural en frutas como las uvas o algunas plantas, reduce la patología de tipo Alzheimer.


El trabajo demuestra que el resveratrol potencia los mecanismos protectores que degradan las proteínas anormales. En este experimento, realizado con ratones transgénicos de Alzheimer, los científicos añadieron resveratrol a la dieta de dos grupos de roedores: un grupo de control y otro con patología de Alzheimer. En ambos casos, se observó una respuesta mejorada en el aprendizaje, y en el caso de los afectados de Alzheimer se detectó un efecto de protección contra la pérdida de memoria y contra la patología.


Así, el equipo de investigadores vio que los roedores que habían tomado resveratrol en la dieta presentaban, a nivel celular, por un lado, un aumento de la enzima neprilisina, que degrada la proteína β-amiloide y, por otro lado, un aumento del proteosoma, un complejo proteico que rompe las proteínas anormales. También observaron en las células de los roedores una disminución de la enzima β-secretasa que inicia la formación de β-amiloide. Además, en el trabajo comprobaron que resveratrol activa la vía molecular de neuroprotección de sirtuina 1.


Los resultados de estos análisis son concluyentes y abren la puerta a considerar el resveratrol, o los compuestos derivados que se están sintetizando para mejorar la biodisponibilidad, como preventivos o ralentizadores de la enfermedad de Alzheimer.

Aunque el resveratrol ha revertido el Alzheimer de ratones, la enfermedad en humanos es mucho más compleja y severa, y difícilmente podría ser curativo, como muchas otras terapias experimentales que no han resultado activas al llegar a las pruebas en enfermos. No obstante, los investigadores destacan que la activación de los mecanismos de proteólisis y de sirtuina 1 en los ratones sanos es un hecho muy significativo, ya que demuestra que es posible adquirir una cierta ‘resiliencia cerebral’ contra futuras patologías neurodegenerativas.


Numerosos estudios han demostrado que los compuestos polifenólicos de la uva (GP) pueden atenuar el deterioro cognitivo y reducir las lesiones cerebrales en modelos animales experimentales con EA. Estos efectos de GP están asociados con una mejora en el estado antioxidante del cerebro y la prevención del daño neuronal inducido por radicales libres.



Efectos de un extracto de Vitis vinifera sobre la función cognitiva en adultos mayores sanos


Científicos de la Universidad de Messina, Italia, cuyo estudio fue publicado en Frontiers in Pharmacology de octubre 2017, investigaron los efectos de Vitis vinifera.


El envejecimiento gradual de la población está creando un nuevo conjunto de necesidades en la población en general. La capacidad de memoria disminuye con la edad y los déficits de memoria se consideran un síntoma temprano de la enfermedad de Alzheimer (EA), uno de los trastornos cognitivos más prevalentes en las personas mayores.


Los investigadores diseñaron un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo para investigar los posibles efectos beneficiosos de una Vitis vinifera – suplemento dietético – basado en la función cognitiva y el estado neurosicológico en adultos mayores sanos.

Los sujetos reclutados fueron aleatoriamente divididos en dos grupos: un grupo recibió la V. vinifera durante 12 semanas (250 mg / día) y el segundo grupo recibió placebo durante el mismo período de tiempo. Antes y después del final del período de suplementación, la función cognitiva y el estado neurosicológico se evaluaron utilizando el Mini Examen del Estado Mental (MMSE), el Inventario de Depresión de Beck (BDI), la Escala de Calificación de Ansiedad de Hamilton (HARS) y la Batería Repetible para la Evaluación de Evaluaciones del estado neurosicológico (RBANS).


Las puntuaciones del MMSE mejoraron significativamente después de la suplementación con Cognigrape en comparación con los niveles iniciales. La comparación con el placebo reveló mejoras en varios parámetros entre los participantes que reciben Cognigrape : atención, lenguaje, memoria inmediata y memoria retardada. No se modificaron las habilidades visuo-espaciales / constructivas. Durante el estudio, no se detectaron efectos adversos.


Los resultados muestran que 12 semanas de suplementación con Cognigrape son seguros, pueden mejorar los perfiles cognitivos fisiológicos y, al mismo tiempo, pueden mejorar el estado neurosicológico negativo en adultos mayores sanos.



Mejoras cognitivas y del estado de ánimo tras la suplementación con jugo de uva morada en adultos jóvenes sanos


Investigadores de Newcastle University, Reino Unido, en un estudio publicado en European Journal of Nutrition de octubre 2017, demostraron los efectos de los compuestos fenólicos – que se encuentran en las uvas – en la función y cognición del cerebro en los adultos jóvenes.


Este estudio aleatorizado, controlado con placebo, doble ciego y cruzado con contrapeso evaluó los efectos de 230 ml de jugo de uva morada o control con azúcar en 20 adultos jóvenes sanos. Las medidas computarizadas de memoria episódica, memoria de trabajo, atención y estado de ánimo se completaron al inicio y después de un período de absorción de 20 minutos.


El jugo de uva morada mejoró significativamente el tiempo de reacción en una medida de atención compuesta y aumentó las calificaciones de calma en comparación con el placebo. Los efectos del orden también indicaron un efecto positivo duradero en el tiempo de reacción de memoria antes de la dosis y las calificaciones de calma posteriores a la dosis cuando se consumió primero uva morada.

Estos hallazgos en una pequeña muestra de adultos jóvenes sanos sugieren que el jugo de uva morada puede mejorar de manera aguda aspectos de la cognición y el estado de ánimo. No se observaron efectos significativos del jugo en las medidas de memoria, lo que sugiere que estos pueden ser menos susceptibles a la manipulación después de la suplementación aguda en adultos jóvenes sanos.


Los posibles mecanismos que subyacen a estos efectos incluyen la modulación del flujo sanguíneo cerebral, la glucorregulación y la inhibición de la actividad de la monoaminooxidasa, todo lo cual requiere una mayor exploración.



Los arándanos ayudarían a mejorar el rendimiento escolar de los niños


Investigadores de la Universidad de Reading, en un estudio publicado en la revista European Journal of Nutrition de octubre 2015, encontraron que el jugo de arándano ayudó a mejorar la memoria y la concentración en niños en edad escolar.


Se llevó a cabo una serie de pruebas cognitivas en 21 niños y niñas, en tres condiciones diferentes : después de beber agua azucarada, después de beber un jugo poco concentrado de arándanos, y después de tomar un jugo con una alta concentración de la fruta.


Al analizar los datos observaron que los arándanos también podían proporcionar beneficios cognitivos a los jóvenes. Cuando los niños y niñas bebían las bebidas con concentración de arándanos, tuvieron un mejor desempeño en las pruebas que involucraban recordar palabras y las tareas, pudiendo ignorar distracciones. Los niños alcanzaron sus mejores resultados después de beber el jugo con más alta concentración de fruta, es decir, el equivalente a una taza y media de arándanos.


Los investigadores atribuyeron el éxito de los arándanos a la concentración de antocianinas – componentes orgánicos de los impulsos del cerebro – en los frutos.


Este estudio sugiere un fuerte vínculo entre el consumo de arándanos y la mejora de la cognición en los niños y niñas, en una variedad de tareas de memoria y atención.



Los arándanos pueden tener beneficios potenciales para quienes padecen un trastorno de estrés postraumático (TEPT)


Un estudio de investigadores de la Universidad Estatal de Louisiana en los EE. UU., publicado en Science Daily de marzo 2015, mostró que la ingesta de arándanos podría proporcionar un aumento de serotonina para los síntomas de ansiedad del TEPT.


Los investigadores estudiaron un grupo de ratas con TEPT, la mitad recibió una dieta estándar y la otra mitad tenía una dieta que consistía en dos por ciento de alimentos enriquecidos con arándanos. Un tercer grupo sin TEPT recibió una dieta estándar sin arándanos para fines de comparación.

Los hallazgos mostraron que las ratas que fueron alimentadas con arándanos después de su experiencia traumática tenían niveles de serotonina marcadamente más altos que las ratas alimentadas con una dieta de control sin arándanos, lo que sugiere una mejor recuperación. Si los arándanos tienen efectos similares sobre los niveles de neurotransmisores en los seres humanos, pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas del trauma y, a su vez, del TEPT.



Los frutos secos fortalecen la actividad en el cerebro


Un equipo de investigadores de la Universidad de Loma Linda en Beaumont, California, en un estudio publicado en The FASEB Journal de noviembre 2017, averiguan los efectos de los frutos secos en la actividad cerebral.


Los científicos partieron de la observación de que los frutos secos tienen altas concentraciones de flavonoides, antioxidantes que tienen efectos antiinflamatorios, anticancerígenos y protectores del corazón. De la misma forma, los flavonoides también acceden a las áreas del hipocampo del cerebro que son responsables del aprendizaje y la memoria.


Los científicos opinan que estos flavonoides inducen efectos neuroprotectores, lo que lleva a la neurogénesis o al nacimiento de nuevas neuronas, además de mejorar el flujo sanguíneo al cerebro.

Pidieron a los participantes del estudio que consumieran regularmente frutos secos para permitir que un electroencefalograma (EEG) midiera su actividad cerebral. En concreto, los voluntarios tomaban almendras, cacahuetes, pecanas, pistachos, anacardos y nueces regularmente.


Las ondas cerebrales fueron medidas mientras experimentaban una secuencia de mejora de las tareas de conciencia sensorial que van desde la cognición de la experiencia pasada, visualización, olfato, gusto y finalmente el consumo de frutos secos. Estas secuencias fueron variadas para que el EEG pudiera medir la actividad cerebral en nueve regiones corticales diferentes.


Este estudio proporciona evidencia objetiva de que la fuerza de la onda cerebral para diferentes bandas de ondas cerebrales EEG se modula de forma distinta según los diferentes tipos de frutos secos. Estos datos parecen apoyar una asociación de beneficios para la salud de los frutos secos con un aumento en ondas delta y ondas gamma.


En concreto, los cacahuetes dieron como resultado una respuesta de ondas delta más fuerte – asociadas a una respuesta inmune saludable y al sueño profundo no REM –, mientras que los pistachos produjeron la respuesta más alta en las ondas gamma – asociadas con la percepción, el sueño con movimiento ocular rápido (REM) y el procesamiento y retención de la información, y en general se cree que mejoran el procesamiento cognitivo –. Las ondas delta y gamma fueron más altas con las pecanas.


Los investigadores también analizaron la concentración de antioxidantes de cada tipo de fruto seco y descubrieron que las nueces tenían los niveles más altos de esta sustancia, seguidos por las nueces de pecán y los anacardos. En general, las seis variedades de frutos secos tenían altos niveles de antioxidantes beneficiosos.



Tomar un mínimo de 10 g de frutos secos diarios puede ser la clave para evitar el deterioro del cerebro en las personas mayores


Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Australia del Sur, cuyo estudio fue publicado en The journal of Nutrition, Health & Aging de marzo 2019, ha hallado que consumir un mínimo de 10 g diarios de frutos secos mejora la función cognitiva en un 60% en comparación con las personas que no toman estos alimentos.


El estudio se realizó con 4.822 personas adultas chinas de más de 55 años de edad cuyos hábitos alimentarios y estado de salud se ha seguido durante 22 años. Los investigadores comprobaron que solo un 17% de estas personas eran consumidoras habituales de frutos secos y que estas tenían predilección por el cacahuete. El cacahuete posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que pueden reducir el deterioro cognitivo.


La composición nutricional de los frutos secos, ricos en grasas, proteína, fibra, minerales, vitaminas y compuestos antioxidantes se relaciona con efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular y cognitiva. La mejora en la función cognitiva se traduce en un mejor estado de la memoria, rapidez de pensamiento y capacidad de razonamiento conceptual

Aunque se consideren en general beneficiosos para la salud, lo cierto es que existen diferencias significativas en la composición nutricional de los frutos secos. En general se considera que son preferibles aquellos con una proporción mayor de grasas mono-insaturadas y de la familia omega-3. Este es el caso de las nueces (por los omega-3), y de las avellanas, las almendras y los anacardos (por las mono-insaturadas).


El estudio australiano habla de un mínimo de 10 g diarios para obtener los beneficios señalados, pero la mayoría de estudios recomiendan alcanzar los 30 g y, en el caso de que se siga una dieta vegetariana o vegana, los 50 g, para beneficiarse de su alta proporción de proteínas y micro-nutrientes.



Beneficios cerebro-vasculares y cognitivos del consumo de maní en adultos sanos de mediana edad con sobrepeso


Investigadores de la Escuela de Ciencias de la Salud de la Universidad del Sur de Australia, en un estudio publicado en la revista Nutritional Neuroscience de julio 2016, revelaron que el maní con alto contenido de ácido oleico tiene estupendos efectos sobre la salud cerebral.

El estudio llegó a la conclusión que consumir 30 gramos de maní por día ayuda a reducir los niveles de colesterol y mejora las funciones cerebrales en adultos sanos de mediana edad con sobrepeso.


El maní posee compuestos (como la arginina) que hacen que haya un mejor flujo sanguíneo. Esta vasodilatación favorece todas las funciones cerebrales y permite que haya un mejor desempeño en las actividades cognitivas.


*    *

*




La salud cerebral es multidimensional, es decir, además de adecuados nutrientes, requiere estímulos diarios con los cuales ejercitar sus procesos cognitivos y emocionales.

Un cerebro sometido a una sobre-estimulación emocional se traduce en alteraciones bioquímicas donde estructuras como el hipocampo – relacionado con la memoria – pueden verse afectadas. En este aspecto puede ser fundamental mantener una microbiota sana, pues su alteración se relaciona con el estrés.


El cerebro necesita un adecuado equilibrio entre la energía interna y la externa, es decir, no basta con una alimentación sana y adecuada, sino que debemos aportarle emociones positivas, estímulos, datos, a la vez que un adecuado descanso.


Un buen descanso, una vida activa y una alimentación correcta son los tres pilares para conseguir 

un cerebro activo y sano que haga frente de forma saludable al paso del tiempo y a las presiones diarias.


Ver :

El cerebro es el órgano que más energía consume

Las emociones y el funcionamiento del cerebro

Microbiota intestinal y salud

Deterioro cognitivo leve

Prevenir el Alzheimer

Alimentación y funcionamiento cerebral

Alimentos alcalinos y ácidos

Alimentos perjudiciales para el cerebro

Actividades para ejercitar el cerebro

El ejercicio físico mejora el funcionamiento del cerebro


No hay comentarios.:

Publicar un comentario