enero 09, 2015

Embarazo y Colesterol Infantil




La exposición a altos niveles de colesterol en el útero tiene un impacto grave en la salud futura


Las madres pueden transmitir el colesterol alto a sus hijos


Según un estudio llevado a cabo por investigadores del Boston Children's Hospital, presentado en el Canadian Cardiovascular Congress y publicado en la revista Canadian Journal of Cardiology en 2013, si las mujeres tienen un nivel alto de LDL antes del embarazo, sus hijos tienen un riesgo cinco veces mayor de tenerlo también cuando sean adultos.

Los investigadores analizaron los datos de las tres generaciones de participantes en el Framingham Heart Study, un estudio que se inició en 1948. La muestra incluyó a los hijos adultos de la cohorte original de 5200 hombres y mujeres adultos del estudio Framingham, y evaluó las exploraciones realizadas a las madres antes del nacimiento de los participantes.

Se encontró una asociación entre el colesterol materno antes del embarazo e importantes factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en los hijos adultos. La asociación fue más intensa para el colesterol alto en las madres antes del embarazo en comparación con las que tenían el colesterol alto después del embarazo.

Epigenética. Ciertos factores, externos o internos, pueden desempeñar un papel en la transformación de los genes  como la exposición a altos niveles de colesterol en el útero  y pueden así tener un efecto duradero en la regulación de los niveles de colesterol, incluso décadas después.

Esta línea de investigación puede conducir a la búsqueda de nuevas vías de romper el ciclo de transmisión intergeneracional de los niveles anormales de colesterol.

La investigación no hace sino confirmar la importancia de la gestión de los niveles de colesterol durante toda la vida.



Fumar durante embarazo reduce tasa de buen colesterol en los niños


Las madres que fuman durante el embarazo están provocando cambios en sus bebés por nacer que pueden llevarlos a tener menos cantidad del tipo de colesterol que protege de la enfermedad cardíaca.

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sídney y publicado en Internet en el European Heart Journal en 2011, fumar durante el embarazo reduce la tasa de colesterol HDL (bueno) en el niño.

Los hijos de madres que fumaban durante su embarazo presentan tasas de colesterol HDL de 1,3 milimoles por litro, frente a 1,5 en el caso de los hijos de madres no fumadoras. Tras efectuar un ajuste en función de diversos factores (exposición al tabaco después del nacimiento, duración de la lactancia, falta de actividad física, corpulencia).

La diferencia entre unos y otros era de 0,15 mmol/l. La diferencia se considera significativa.

Según este estudio elaborado sobre una muestra de 405 niños de ocho años en buen estado de salud, nacidos entre 1997 y 1999 y que habían sido enrolados antes de nacer en un ensayo al azar controlado que estaba investigando el asma y las enfermedades alérgicas.

Los expertos recolectaron datos antes y después del nacimiento de los niños, incluida información sobre los hábitos tabáquicos maternos antes y después del embarazo, la exposición al humo de segunda mano y datos sobre la altura, el peso, la medida de cintura y la presión sanguínea.

El equipo empleó controles por ultrasonido para medir el grosor de las paredes arteriales y, en 328 niños, tomaron sangre para medir los niveles de lipoproteína.

Aunque no hubo efecto sobre el grosor de las paredes arteriales de los niños, sí lo había sobre los niveles de colesterol HDL.

Los niveles menores de HDL a esa edad podrían tener un impacto grave en la salud futura, dado que los niños probablemente continuarían teniendo niveles bajos de esa lipoproteína a medida que crecieran.

Los resultados apuntan a que el tabaquismo de la madre imprime características negativas en la salud del feto, lo que ulteriormente puede predisponerlo a ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares (ACV). Dichos efectos parecen durar al menos ocho años, y probablemente mucho más tiempo. Los niveles de colesterol tienden a mantenerse de la infancia a la edad adulta. El riesgo de enfermedad cardíaca en los hijos de fumadores podría ser entre un 10 y un 15 por ciento mayor.

Algunos estudios han demostrado que cada aumento de 0,025 mmol/l en los niveles de colesterol HDL reduce aproximadamente entre 2 y 3% el riesgo de problema coronario. La diferencia de 0,15 mmol/l entre los hijos de madres fumadoras y no fumadoras implica para los primeros un aumento de los riesgos de problemas coronarios de entre 10 y 15%.

El colesterol llamado lipoproteína de alta densidad (HDL) suele conocerse como "bueno" y se sabe que desempeña un papel clave en la protección contra la aterosclerosis, por la cual se acumulan materiales grasos en las paredes de las arterias, estrechándolas y finalmente bloqueándolas, lo que lleva a problemas cardíacos e infartos.

Ya se sabe que fumar durante y después del embarazo está vinculado con un amplio rango de problemas de salud en los niños, como los trastornos de conducta y neurocognitivos.

Sin embargo la prevalencia de tabaquismo durante la gestación sigue siendo alta, cercana al 15 por ciento en muchos países occidentales y hasta este descubrimiento, los científicos no tenían en claro cómo la exposición prenatal al cigarrillo afectaba los riesgos cardíacos futuros.


1 comentario:

  1. Aqui una enfermedad relacionada Esta página sirve para enlazar y apoyar a pacientes afectados por la enfermedad de Wolman o Déficit de Lipasa Acida Lisosomal y sus familias. https://www.facebook.com/WolmanLALD

    ResponderEliminar