junio 02, 2013

Trastorno del Aprendizaje No Verbal




El Trastorno del Aprendizaje No Verbal (TANV) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a la coordinación motriz, a la integración viso espacial, a las habilidades psicosociales y a los aprendizajes escolares.

Este síndrome neurológico presenta tres grandes categorías de disfunción :

1) Motora: falta de coordinación, problemas severos de equilibrio y dificultades con las habilidades de grafo motricidad fina.
2) Visual-espacial-organizativa: alta de imagen, pobre reconocimiento visual, percepciones espaciales defectuosas y dificultades con las relaciones espaciales.
3) Social: falta de habilidad para comprender comunicaciones no verbales, dificultades para regular las transiciones y situaciones novedosas, y déficit en el juicio y la interacción social.

Es el menos conocido de los trastornos de aprendizaje y por ello, muy probablemente, está infradiagnosticado. El desconocimiento de este trastorno, tanto en el ámbito médico como psicológico y pedagógico, hace que muchos de estos niños estén sin diagnosticar y, por lo tanto, sin recibir las ayudas educativas necesarias.

¿Cómo se supo de este trastorno? En la década de los 70, los investigadores Myklebust y Johnson, observaron a algunos niños con dificultades de aprendizaje, con discrepancia entre el CI verbal y el manipulativo, incapacidad para comprender el contexto social, poca habilidad para el aprendizaje académico y dificultad para la apreciación no verbal.

Los TANV aparecen con mucha menos frecuencia que los Trastornos del Aprendizaje basados en el lenguaje. La investigación temprana describe el TANV como un "Trastorno del hemisferio derecho". La investigación del Dr. Byron Rourke en 1982, apunta a un trastorno de la sustancia blanca como la causa. La sustancia blanca se encuentra predominantemente en el hemisferio derecho del cerebro. El Dr. Rourke ha observado sintomatología de TANV en personas con conocidas lesiones cerebrales cerradas, hidrocefalia, y otras alteraciones neurológicas. Sin embargo, él también presenta casos convincentes en los que el síndrome de TANV se manifiesta como un trastorno del "desarrollo". Se trata de niños que han sido afectados desde las fases de desarrollo más tempranas (probablemente el síndrome existía en el nacimiento, aunque ningún eslabón genético ha sido todavía confirmado). La sintomatología es ligeramente diferente cuando la aparición del síndrome ocurre en un niño de más edad, un adolescente, o un adulto (debido a un daño neurológico) que ha disfrutado de una progresión normal desde el desarrollo temprano hasta ese momento de su vida. 

La mayoría de niños con TANV experimenta un desarrollo del discurso temprano y una lectura espontánea temprana, pero no todos los niños con TANV hablan y leen temprano. Algunos tienen problemas de motricidad oral significativos, que producen dificultades para imitar y secuenciar movimientos de la lengua, el labio y la mandíbula. Sin embargo, el lenguaje receptivo está intacto en estos niños y por regla general, una vez que ellos pueden coordinar sus habilidades de motricidad oral, su vocabulario superará rápidamente al de sus pares.



A diferencia de la mayoría de los trastornos de aprendizaje, no existen datos ni estudios epidemiológicos que nos permitan conocer la frecuencia del TANV, aunque muy probablemente sea menos comparada con los otros trastornos de aprendizaje.

Los Trastornos del Aprendizaje No Verbal a menudo no son diagnosticados porque las habilidades de lectura tienden a ser vistas como el principal indicador del bienestar académico en la mayoría de los sistemas escolares públicos. Puesto que este Trastorno del Aprendizaje No Verbal tiene un importante efecto en la interacción social, así como en el funcionamiento académico, supone un desafío único a los padres, maestros y adultos.

Las personas con TANV generalmente tienen habilidades verbales excepcionales, trabajan bien en la escuela en aquellas asignaturas que requieren decodificar (el aspecto de reconocimiento de las palabras en la lectura) y codificar (ortografía) el lenguaje escrito, tienen una excelente atención y memoria auditiva, y aprenden principalmente a través de la mediación verbal. Este síndrome parece ser el exacto opuesto de la dislexia. Se parece a menudo al Desorden de Déficit de Atención porque el estudiante con TANV tiene una pobre atención para el procesamiento visual y táctil. Sin embargo, una observación más detallada de este niño revelará que las deficiencias que él experimenta en estas áreas realmente no es un déficit de la atención (la medicación para mejorar la atención normalmente no mejora la atención de este niño para el procesamiento visual y táctil), sino que más bien están producidas por el acceso limitado a las áreas del cerebro que se relacionan con estas modalidades.

Los niños con TANV tienden a extraviarse del camino de su casa y de los grupos y se pierden fácilmente. Derraman cosas durante la hora de la comida debido a sus problemas de coordinación motora y tienen problemas para vestirse solos por la misma razón. Los problemas con las habilidades espaciales se reflejan en una débil comprensión de la información no verbal (por ejemplo, las imágenes, los dibujos, el paso del tiempo) y de las tareas no verbales, como los rompecabezas (puzzles).

Muchos niños con TANV utilizan palabras de una manera muy adulta y aprenden a leer antes de la edad escolar debido a su fortaleza auditiva. Así, a menudo intentan aumentar la información sobre su entorno planteando cuestiones sin fin a los adultos, más que explorándolo ellos mismos. La inexactitud de su percepción visual, su torpeza física y la dificultad con la que integran la información espacio-temporal hacen más difícil para ellos el que el mundo físico tenga un sentido. Esta compensación puede complicar el problema, puesto que cuanto menos se ocupe el niño en la exploración física, menos aprenderá sobre las relaciones entre los objetos en el espacio.


Problemas académicos

Los estudiantes con TANV generalmente parecen poseer habilidades cognoscitivas superiores a la media, debido a su fortaleza verbal, pero a menudo muestran dificultades académicas cuando llegan a la educación secundaria.

Durante los primeros años escolares, sus problemas espaciales y de coordinación les hacen difíciles la escritura, el álgebra, el decir la hora, el leer y colorear mapas y el mantenimiento de la orientación. En la escuela secundaria el lenguaje verbal más complejo se basa en procesos no verbales como las relaciones espaciales (en ciencias, por ejemplo), la clasificación y secuenciación lógica (ambas habilidades necesarias para los trabajos de redacción). Esto puede causar problemas en distintas asignaturas, con excepción de las matemáticas. Por ejemplo, los estudiantes experimentan a menudo las dificultades con el sentido del tiempo, alinear el material escrito en una página, integrar cambios, coser y escribir a máquina, actividades que exigen un buen conocimiento espacial.


A través de los años escolares, los niños con TANV son distraídos y mal organizados porque tienen problemas integrando e interpretando la información que reciben. Tienden a prestar atención a cada detalle cuando les llega, más que a combinarlos en totalidades más significativas. El esfuerzo lleva rápidamente a una carga excesiva de información, a la cual estos estudiantes harán frente a menudo aferrándose a los hábitos y rutinas familiares que les ayudan a estructurar su mundo. Este medio de hacer frente a sus dificultades aparece a veces como una conducta inadaptada.

En la educación secundaria y las etapas posteriores, la información se presenta con frecuencia en forma de conferencia. Para los estudiantes con TANV, los problemas se presentan porque tienen que integrar la información que oyen con el acto de escribir (lo que oyen), ya difícil de por sí, porque su escritura es a menudo torpe y lenta. Además, los estudiantes que atienden de igual modo a los detalles individuales cuando aparecen tienen una dificultad enorme para separar la información importante de la información insignificante.

De igual modo, no todos los niños con TANV leerán temprano. Al principio, leer será para ellos una tarea extraña. Las palabras escritas necesitan unirse con unidades previamente aprendidas de comunicación lingüística. Esto requiere de habilidades de análisis viso-espaciales. Para algunos niños con TANV, sus habilidades viso-espaciales dañadas no permiten que esta asociación tenga lugar dentro del periodo normal, a pesar de su alta inteligencia verbal. Sin embargo, una vez que sonido y símbolo estén unidos, las habilidades para decodificar palabras escritas adelantan rápidamente, superando una vez más a sus pares a pasos agigantados.

El Dr. Byron Rourke señala que los niños con TANV que leen tarde son a menudo erróneamente diagnosticados con dislexia en edades tempranas. Estos niños con TANV que despliegan dificultades de lectura claras en sus años tempranos, llegan todos a un nivel de lectura superior en el futuro, sea cual sea el programa que se utilice para ayudarlos. Los tests cognitivos revelarán una diferencia significativa entre la puntuación verbal y la manipulativa, con puntuaciones verbales que a menudo se sitúan por encima de la media. Las observaciones clínicas mostrarán a un niño que es excepcionalmente verbal y que a menudo sobre elabora las tareas que requieren una respuesta verbal. Este niño también se apoyará en estrategias verbales para hablar sin parar durante la resolución de problemas que se basan en acciones o ejecuciones. Le preguntará con frecuencia al examinador cómo lo está haciendo, intentando sacar retroalimentación verbal relacionada con su actuación.

Los profesores pueden apoyar a los estudiantes con TANV haciendo un esquema del material que se desarrollará, usando un retroproyector con los puntos centrales mientras que dan la conferencia, proporcionando unos horarios claros de los acontecimientos del día, analizando las tareas complejas en tareas más pequeñas, secuenciando los pasos, usando el debate más que dando una conferencia para desarrollar e integrar ideas, y usando la fortaleza de estos estudiantes para aprender de memoria ayudándoles a desarrollar hábitos y rutinas para organizarse tanto ellos como su trabajo.

Problemas sociales y emocionales

Posiblemente el área de mayor preocupación para los niños y adultos con TANV son las habilidades sociales. Una consecuencia de tener problemas para procesar la información no verbal y espacial son los fallos y malas interpretaciones de las señales sociales sutiles como expresiones faciales, gestos y tonos de voz. Por ejemplo, una frase como “vas mejorando” significa algo diferente cuando usted ha dejado caer simplemente una pelota o ha tropezado con la cuerda saltando (otra vez) que cuando usted ha conseguido una puntuación perfecta en una prueba de ortografía. La confusión puede significar desastre en el patio del recreo.


Al contrario de un estudiante que tiene dificultad con la lectura pero que puede hacer bien las actividades sociales y deportivas, los estudiantes con TANV se ven afectados en todas las áreas. Esto puede conducir al aislamiento social que los niños intentarán aliviar a veces interactuando únicamente con los adultos, que son más agradecidos con sus habilidades verbales y se preocupan menos de su torpeza motora o de sus violaciones de las convenciones sociales. Sin embargo, como los niños con TANV son altamente verbales, los padres y los profesores tienden a atribuir su fracaso académico y social a la pereza o a un carácter débil. Esto puede conducir a problemas emocionales como la depresión y la ansiedad, que se pueden expresar de forma física (por ejemplo, mordiéndose las uñas y las cutículas, dolores de cabeza, problemas del estómago, fobias).

Los padres y maestros pueden ayudar a los niños con TANV a aprender habilidades sociales más eficaces hablando sobre las reglas sociales y jugando a juegos en los que los niños especulan sobre qué sentimientos corresponden a las expresiones faciales y tonos de voz, deduciendo las respuestas apropiadas.

El halago y el estímulo verbal facilitarán a menudo la realización de la tarea. En tareas que requieren la integración de información visual basadas en un significado contextual, tales como rompecabezas y cubos, el niño con TANV se fijará en los detalles visuales de la manipulación y no encajará las piezas basadas en la imagen como un todo. La incapacidad de este niño para visualizar producirá probablemente una reducción de la velocidad de procesamiento. Su planificación motora está alterada, dificultando la comprensión, organización y finalización de las tareas. El niño con TANV procederá de una manera gradual y a menudo no verá una tarea de manera global. Puede esperarse que tenga dificultad con todas las tareas que necesitan un procesamiento simultáneo, en lugar de un procesamiento secuencial. Un buen pronóstico para el niño con TANV depende de una identificación y una intervención temprana apropiadas.

Educación especial

Consiste en una serie de servicios y apoyos diseñados individualmente; su plan de intervención debe llevarse a cabo en cada clase a la que él asiste, durante los descansos y el recreo, en cada excursión al campo y en cada reunión con gente. Los profesionales de la educación regular y de la educación especial deben planear juntos las necesidades de integración educativa y social necesaria de un estudiante con TANV. Una comunicación abierta entre los padres y el personal de la escuela también es indispensable. La planificación y la fase de aplicación deben ser firmes; sin embargo, el tiempo que se dedica a esta fase del proceso sigue siendo con frecuencia escaso.

Compensaciones, Acomodaciones, Modificaciones y Estrategias (CAMS). Debe definirse claramente y debe ponerse en marcha el primer día del año escolar. Para que un plan de intervención con un niño con TANV tenga éxito, es necesario que todos los educadores estén preparados y dispuestos a modificar el modo en que siempre han hecho las cosas. El hecho de que exista un buen plan no significa que su puesta en práctica sea apropiada; también requiere de un alto nivel de compromiso profesional del personal escolar.

La planificación cuidadosa es crucial para formar un programa exitoso y la comunicación es la llave para que este programa avance por un camino tranquilo. Para desarrollar estrategias de enseñanza eficaces, es importante diferenciar el TANV de otros trastornos del aprendizaje. Las técnicas de intervención específicas serán diferentes de aquéllas empleadas para otros subtipos de trastornos del aprendizaje y/o aquéllas empleadas para los desórdenes emocionales o de conducta.

Aunque el niño con TANV aprende de un modo diferente al de sus iguales, aprende de memoria rápida y fácilmente. Parece tener un espacio de almacenamiento ilimitado en su memoria y "absorbe" constantemente detalles e información. Capitalice estas fuerzas. Sus fuertes habilidades verbales deben usarse como medios primarios para adquirir habilidades adicionales. Los futuros éxitos de este niño dependen de su adquisición de estrategias compensatorias, normalmente verbales, para compensar sus áreas de incompetencia.

Los planes del maestro deben tener en cuenta el hecho de que un estudiante con TANV tendrá dificultad para procesar información presentada principalmente a través de la modalidad visual. Los maestros necesitan pensar sobre cómo ellos pueden dejar fuera el estímulo visual de su plan de trabajo. Siempre deben complementarse materiales entregados visualmente con información verbal. Asimismo, las contestaciones escritas no deben ser el único método para evaluar el aprendizaje de este niño. Debe dejarse bastante espacio para la contestación en su hoja de examen debido a su pobre grafo-motricidad. Siempre determine la meta u objetivo de la tarea. No torture inútilmente a un niño que tiene dificultad con la escritura, cuando puede sustituirse una contestación escrita por una oral.


Ver :




No hay comentarios.:

Publicar un comentario