junio 21, 2015

Peligro de los Pesticidas Neocotinoides para la Salud y el Ecosistema



Los neonicotinoides son los destructores silenciosos de la salud humana y la biodiversidad global



A principios de los años 90 salieron al mercado los pesticidas neonicotinoides, con el descubrimiento del imidacloprid. Se utilizan en pequeñas dosis, muy eficaces remplazan los insecticidas ya existentes, siendo hasta 8.000 veces más tóxicos que el DDT. Actúan en el sistema nervioso central de los insectos y, con menor toxicidad, en vertebrados (aves y mamíferos). Son los plaguicidas más utilizados en el mundo de hoy.

Los neonicotinoides  emplean un agente nervioso, similar a la nicotina producida por las plantas de tabaco, para combatir las plagas de los cultivos. Se han vuelto comunes debido en parte a la facilidad de su uso. Se utilizan para proteger los cultivos de la colza, el maíz, el girasol o remolacha azucarera frente a los pulgones y otros insectos chupadores de savia. Se aplican como cobertura en la semilla o como gránulos en el suelo. Como son solubles en agua, al crecer la planta los absorbe y disemina por sus tejidos. De esta manera cuando el insecto se alimenta de savia, estas sustancias presentes en ella interrumpen la transmisión de impulsos entre sus células nerviosas causando su muerte.

Las empresas de semillas han hecho que su distribución sea aún más fácil para los agricultores al recubrir las semillas con dichas sustancias, lo cual asegura que la planta nace conteniendo el pesticida. Los productos químicos permanecen en el suelo y el agua por años después de su uso.

El problema es que estas sustancias también llegan al néctar y al polen, precisamente el alimento de muchos polinizadores.

Estos pesticidas tienen los siguientes nombres comerciales : Roundup, Gaucho, Prestige, Admire, Marathon, Cruiser y Platinum. Pero estos nombres pueden cambiar de unos países a otros.


Los pesticidas sistémicos y la biodiversidad


Los pesticidas desde hace mucho tiempo eran considerados no dañinos en comparación con plaguicidas más antiguos tanto para el medio ambiente como para los mamíferos, pero el aumento de evidencia sugiere impactos a largo plazo que nunca fueron probados a fondo en los ensayos.

En los últimos años la evidencia acumulada muestra que los neonicotinoides puede ser al menos parcialmente responsable de la disminución de abejas y el colapso de los polinizadores. Los neonicotinoides actúan sobre el sistema nervioso central de los insectos. En muchos casos, las abejas intoxicadas mueren al regresar a la colmena, pero en otros muchos los insecticidas provocan que la abeja no sea siquiera capaz de volver, al desorientarse.

Una reciente revisión independiente por 29 científicos a través de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) encontró pruebas suficientes del daño que produce el uso de neonicotinoides, tal como para justificar una acción urgente. En 800 estudios analizados, los investigadores encontraron que los neonicotinoides no solo están perjudicando abejas, mariposas y otros polinizadores, sino también las lombrices de tierra, pájaros, caracoles y otros invertebrados.

En un estudio de la Universidad de Radboud difundido en julio 2014, los investigadores encontraron que cuando las muestras de agua mostraron altos niveles de contaminación de imidacloprid, debido al uso del pesticida neonicotinoide, las poblaciones de aves se desplomaron.

Proceso de Polinización de las Flores. Uno de los insectos más importantes para el ‘Ciclo de la Vida’ son las abejas, ya que desempeñan un papel muy importante en la naturaleza, realizando el transporte necesario que forma parte del proceso de polinización de las flores, que luego permite a las plantas la posibilidad de fabricar sus propias semillas en el proceso de reproducción de las especies vegetales.

Una tercera parte de nuestros alimentos dependen de la polinización de los insectos, principalmente las abejas. Sin abejas, ecosistemas enteros, agricultura y producción de alimentos estarían en riesgo. la producción de una parte importante de la agricultura caería brutalmente sin las abejas y otros polinizadores.

¿ Cómo serían los supermercados sin las abejas ?


La cadena de supermercados Whole Foods, especializada en productos orgánicos, imaginó cómo serían sus puestos si las abejas desaparecieran. Uno de sus supermercados situado en Providence (Rhode Island) hizo el ejercicio de fotografiar una parte de sus dependencias en dos momentos. Primero, tal y como están hoy en día. Después suprimiendo aquellos productos que no habrán el día que las abejas dejen de polinizar las plantas que los producen. El resultado es espectacular, tal y como puede apreciarse comparando unas y otras instantáneas. Habría muchos espacios vacíos. Los que hoy ocupan manzanas, cebollas, aguacates, zanahorias, mangos, limones, limas, melones, calabacines, berenjenas, pepinos, apio, coliflores, puerros, coles, brocolis... que serían mucho más difíciles de encontrar si no existiesen los polinizadores.

Según datos de la FAO de 100 cultivos que dan el 90% de los alimentos del mundo, 71 son polinizados por abejas. En Europa el 84% de las especies de 264 cultivos son polinizados por insectos. Lo mismo cabe decir del impacto que podría tener sobre la flora silvestre. Miles de especies vegetales existen gracias a los insectos. Nada menos que el 87% de las plantas con flores del mundo dependen de insectos para la polinización.

Están cayendo las poblaciones de abejas y otros polinizadores. En especial en zonas como Norteamérica y Europa, aunque también en otras áreas como China o Egipto.

Greenpeace publicó en 2013 el informe “El declive de las abejas. Peligros para los polinizadores y la agricultura en Europa”. En este documento, la organización ecologista realiza una revisión científica de los principales factores que están provocando el declive de las abejas.

El dramático descenso general global en las poblaciones de abejas es el resultado de múltiples factores, como las enfermedades y los parásitos, el cambio climático y muchas prácticas de la agricultura industrial. Dentro de estas últimas, las evidencias científicas recogidas por Greenpeace destacan el papel mortal de algunos plaguicidas, entre los que se encuentran los neonicotinoides.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) relaciona los pesticidas neocotinoides con la muerte masiva de las abejas


La EFSA se ha centrado en tres productos  tiametoxam, imidacloprid y clotianidina , de la familia de los neonicotinoides comercializados en Europa por Bayer y Syngenta, evaluando sus efectos en determinados puntos de contacto con las abejas, recomendando que se limite su uso en determinados cultivos de girasol, colza, algodón y maíz, sobre cuyas semillas se aplican antes de la siembra. Por ejemplo, la autoridad europea considera inaceptable el uso de estos pesticidas sobre cultivos donde el polen y el néctar sean atractivos para las abejas.

La Comisión Europea prohíbe por dos años el uso de los tres pesticidas. El veto comenzó el 1 de diciembre 2013 y se basó en un informe de la Agencia europea de seguridad alimentaria.

Al finalizar las evaluaciones de riesgos, la EFSA, en cooperación con expertos científicos de los Estados miembros de la Unión europea, comunicó las conclusiones siguientes para las tres sustancias:

* Exposición al polen y al néctar : sólo la utilización en cultivos que no atraigan las abejas se consideró  aceptable.
* Exposición al polvo : se señaló un riesgo para las abejas, o no pudo ser excluido, con ciertas excepciones tales como la utilización sobre las remolachas azucareras y los cultivos en invernadero, así como la utilización de algunos gránulos.
* Exposición a la gutación : la única evaluación de riesgos concierne el maíz tratado con el tiametoxam. A este respecto, los estudios sobre el terreno demuestran un efecto agudo sobre las abejas expuestas a la sustancia a través de la gutación (gotas de agua).

Teniendo en cuenta la importancia de las abejas en el ecosistema y la cadena alimentaria, así como los múltiples servicios que procuran a los seres humanos, su protección es esencial. En el ámbito de su misión, que consiste en mejorar la seguridad de los alimentos de la UE y en garantizar un nivel elevado de protección de los consumidores, la EFSA desempeña un papel importante al garantizar su supervivencia.


Riesgos de los pesticidas para la salud humana


Los investigadores consideran que esos productos suponen una amenaza para las poblaciones de abejas y por tanto para el ser humano, el que habita cerca de los cultivos así tratados y el que luego ingiere esa producción y la de las abejas.

La infiltración de productos de tratamiento se encuentran en aguas superficiales y subterráneas. Sin darse cuenta, muchos jardineros son responsables de una parte de la contaminación del agua. Estos residuos, incluso en muy pequeñas cantidades ingeridas diariamente pueden ser peligrosos para la salud.

Recientes publicaciones informan sobre el impacto de estos pesticidas en la salud humana


Diferentes informes científicos confirman el riesgo de estas sustancias que actúan en dosis muy bajas y pueden alterar el equilibrio hormonal y la regulación del desarrollo embrionario, provocando efectos adversos sobre la salud, incluyendo cáncer (mama, ovarios, testículos, etc.), daños al sistema reproductor, obesidad, diabetes, daños neurológicos y otras graves enfermedades crónicas.

El glifosato contamina el organismo


Según un estudio de la universidad de Leipzig, de acuerdo a un artículo publicado en el Journal Ithaca de Alemania, informado por GM Watch en enero 2012, se encontró concentraciones importantes de glifosato, el ingrediente principal del Roundup, en las muestras de orina de la gente de la ciudad. Los análisis de las muestras de orina arrojaron que todas tenían concentraciones de glifosato de 5 a 20 veces mayor que el límite para el agua potable.

Además de ser usado cada vez más en la producción de alimentos, los herbicidas a base de glifosato son rociados ampliamente en líneas ferroviarias, pavimentos urbanos y bordes de carreteras, como también en escuelas. También es ampliamente usado por jardineros particulares.

El glifosato es la principal substancia activa usada en los herbicidas comerciales más comunes. Envenena no solo las plantas, sino también animales y personas.

El herbicida más usado que contiene glifosato es el llamado “Roundup”, de Monsanto. Desde que vencieron las patentes para el glifosato, varias otras compañías agroquímicas como Syngenta, Bayer, Nufarm y Dow AgroScience han estado fabricando y comercializando herbicidas que lo contienen. A la fecha, aproximadamente la mitad de las 800.000 toneladas de glifosato fabricadas al año en el mundo se produce en China.

El glifosato es un herbicida sistémico de acción de amplio espectro que mata casi todas las plantas verdes. Dependiendo del rango de metabolismo, las plantas afectadas mueren completamente al cabo de unos pocos días.

Monsanto, Bayer y otras corporaciones manipulan genéticamente las cosechas para que sean resistentes al glifosato. Así, plantaciones de maíz, soya o canola genéticamente manipuladas pueden ser rociadas con glifosato para exterminar las malezas entre cosechas.

Este método, sin embargo, resulta en un residuo de glifosato en la cosecha, el cual después entra en la cadena alimenticia de animales y humanos. las cosechas son rociadas directamente poco antes de ser cosechadas para facilitar la misma al matar uniformemente todas las plantas vivientes. El método facilita el secado de la cosecha así como también remueve toda maleza para el próximo período de siembra, y se ha convertido en una práctica común en papas, cereales, canola y legumbres.

Para las papas, al rociar herbicidas en el predio inmediatamente antes de la cosecha, endurece la piel y reduce la susceptibilidad al tizón tardío y la germinación, la cual mejora la “vida de supermercado”. El componente activo del herbicida entra directamente a la papa a través de las hojas: sin embargo, la descomposición del veneno se lleva a cabo en el cuerpo del consumidor.

Respecto a los cereales, justo antes de ser cosechados, trillados y vendidos a las panaderías, el herbicida es rociado directamente al grano varios días antes de ser vendido como alimento concentrado.

Riesgos para la Salud del Glifosato


La detección del glifosato es relativamente difícil y solo puede ser conducido  por el momento  en unos cuantos laboratorios especializados. El glifosato en el suelo es altamente absorbido y adherido a partículas del suelo. Inhibe las bacterias útiles y mata las algas, resultando en un incremento de la prevalencia de hongos fitopatógenos. En ciertas circunstancias, el glifosato puede afectar la microflora del tracto gastrointestinal de humanos y animales.

A principios del 2009, el profesor Gilles Seralini y su equipo de la Universidad de Caen fueron capaces de probar que incluso pequeñas cantidades de Roundup llevan a la muerte de cultivos de células humanas. Seralini concluyó que la típica presencia de glifosato en cosechas desecadas, así como también en alimento humano y animal, causaba daños a las células.

Según un estudio dirigido por Rick Relyea, de University of Pittsburgh, este pesticida puede producir cambios en vertebrados. Se ha comprobado que sucede, al menos, en los anfibios. Ha demostrado que concentraciones sub-letales, pero medio-ambientalmente relevantes, de este herbicida provoca cambios morfológicos en dos especies de anfibios. Este estudio demostraría que un pesticida puede inducir cambios morfológicos en vertebrados.

Esto es importante porque los anfibios no sólo sirven como barómetros de la salud del ecosistema, sino además como indicadores de peligros potenciales sobre otras especies en la cadena alimenticia, incluidos los humanos.

El glifosato puede perturbar el sistema endocrino, lo que puede tener consecuencias irreversibles en ciertas fases del desarrollo, como el embarazo. En las regiones de América del Sur donde se cultiva la soya, el número de malformaciones congénitas aumentó. En un estudio realizado en Paraguay se comprobó que las mujeres que viven a menos de un kilómetro de los campos sobre los cuales se esparce el glifosato, tienen más de dos veces mayor riesgo de tener bebés deformes.

En Ecuador y Colombia, donde se utilizaron herbicidas a base de glifosato para controlar la producción de cocaína, hubo una tasa más elevada de alteraciones genéticas y de abortos durante la temporada de esparcimiento. Chaco es una región de Argentina donde se cultiva la soya. Las tasas de cáncer se multiplicaron por 4 durante los últimos diez años.

Impacto sobre el sistema nervioso


La Autoridad europea de seguridad alimentaria en el informe publicado en 2013 ha encontrado que una clase de pesticidas utilizados en los cultivos previamente vinculados con las muertes masivas de abejas también es intrínsecamente perjudicial para los seres humanos.

Investigadores de la EFSA determinaron que los pesticidas neonicotinoides  acetamiprid y imidacloprid, en particular  obstruyen el normal desarrollo y función del sistema nervioso humano, así como las estructuras cerebrales de daños y funciones asociadas con el aprendizaje y la memoria.

Siguiendo indicaciones de la Comisión Europea, la EFSA ha elaborado un informe científico sobre el potencial de estos dos insecticidas para dañar el sistema nervioso humano, particularmente el cerebro, durante su desarrollo.

El informe se ha basado en un estudio realizado en Japón y otros datos disponibles sobre la potencial neurotoxicidad para los humanos y especialmente en el desarrollo cerebral de los niños.

Basándose en estos datos, la EFSA considera que los niveles de referencia establecidos para una exposición aceptable al acetamiprid y al imidacloprid pueden no ser suficiente protección contra la neurotoxicidad en el desarrollo y que deben ser reducidos.

Vínculo entre autismo y pesticidas


Según un estudio realizado por investigadores de la universidad Davis en California publicado en Environmental Health Perspectives en junio 2014, una mujer embarazada que vive cerca de una granja donde se utilizan pesticidas corre un riesgo 66% mayor de tener un hijo autista.

Esta investigación examina la asociación entre el hecho de vivir cerca de un lugar donde se utilizan pesticidas y los nacimientos de niños autistas, aunque no deduce una relación de causa y efecto.

El autismo es un trastorno del desarrollo que actualmente afecta a uno de cada 68 niños en Estados Unidos. Una cifra en aumento en comparación con el año 2000, cuando este trastorno afectaba a uno de cada 150 niños estadounidenses.

Los investigadores compararon datos sobre la utilización de pesticidas en California en el domicilio de 1.000 personas que participaban en un estudio sobre familias con hijos autistas. Constaron que varios tipos de pesticidas fueron utilizados, en su mayoría cerca de viviendas donde los niños desarrollaron autismo o trastornos cognitivos.

Aproximadamente un tercio de los participantes del estudio vivía a entre 1,25 y 1,75 kilómetros del lugar donde los pesticidas fueron utilizados. Los investigadores descubrieron también que los riesgos eran mayores cuando el contacto con el pesticida se producía entre el segundo y tercer mes de embarazo. El desarrollo del cerebro del feto podría ser particularmente sensible a los pesticidas.

Recomendaciones de La FAO

La FAO ante la creciente demanda mundial para el control de estos plaguicidas, ha propuesto a los gobiernos que tomen las medidas necesarias para que los plaguicidas altamente peligrosos se prohíban de manera gradual y creciente para reducir los riesgos de estos productos para la salud y el ambiente y, de este modo, contribuir al cumplimiento del convenio ambiental voluntario llamado Enfoque Estratégico para la Gestión Internacional de Sustancias Químicas, que se conoce generalmente por las siglas de su nombre en inglés, SAICM.

En la consulta regional sobre SAICM, realizada en la ciudad de México en agosto del 2013, los gobiernos de América Latina y el Caribe aprobaron dos recomendaciones:

* Realizar una encuesta en los diferentes países de la zona sobre la situación legal de los plaguicidas altamente peligrosos y los ejemplos de los métodos disponibles para sustituirlos.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario